BOLETIN JUNIO 2016 – “La responsabilidad de ser padres”

FACETAS PARA MEDIR EL ÉXITO: 
Nuestra personalidad y madurez en la vida adulta no son producto de la casualidad, sino de haber pasado, de manera más o menos exitosa y sana, una serie de etapas que nos han ido formando.
Papá-1Podríamos pensar en múltiples facetas para medir el éxito, pero cada persona elegirá en función de lo que más valore. Para muchos, lo importante será haber llegado a adultos con un buen carácter; para otros, estar a gusto con la profesión que han elegido o tener una economía desahogada; para la mayoría, tener una familia y unas relaciones afectivas satisfactorias; para nuestros lectores, seguro que tener unos hijos maravillosos.
Pero hay una faceta que nos parece especialmente importante: la responsabilidad con que desempeñamos las distintas tareas que nos surgen en la vida, entre ellas la de ser padres. Y la responsabilidad consiste, básicamente, en tomar decisiones y aceptar sus consecuencias.

EN TODA EXPERIENCIA HAY UNA ENSEÑANZA IMPLÍCITA 
hijospadres2El simple hecho de ser padres muchas veces nos atemoriza por la responsabilidad que implica serlo. La palabra responsabilidad significa la habilidad de responder ante una realidad, y ésta la consideramos demasiado grande y difícil, siempre hemos escuchado que “nadie nos enseñó a ser padres”. Esto es una creencia para justificar conductas nuestras o de nuestros hijos que no queremos afrontar. Nuestros mejo- res maestros hemos sido nosotros mismos! A partir de haber vivido una infancia feliz o infeliz, pues sé qué es bueno para un niño, qué siente un niño, la perspectiva, y lo puede dañar, cómo me gustaba o me hubiera gustado que me trataran. Así que es a partir de mi vivencia infantil, que aprendí a ser un buen padre o una buena madre.

 

“La aventura de ser padres”

1. Calidez: Nuestra aventura de ser padres empieza desde el momento que sabemos que vamos a serlo. Aquí nuestra mayor responsabilidad es hacer que ese bebé se reproduzca en un ambiente sano y cálido. Para esto una buena relación entre los padres ayudará a que la química del cuerpo de madre e hijo esté en equilibrio, que no se pierda la homeostasis. Por lo tanto, los temores y fantasías negativas acerca del embarazo o parto son el veneno que puede dañar al bebé ya que generan angustia innecesaria.

2. Conexión: La mayoría de los padres desean tener una conexión profunda con sus hijos y para esto sirve el contacto no verbal. Las personas que se llevan bien, mantienen una danza corporal entre sí. Son como si estuvieran en la misma sintonía.

3. Lenguaje: Un bebé que empieza a hablar se pone feliz cuando alguien utiliza los mismos sonidos y postura que él. Se siente entre iguales, se siente comprendido y atendido. Los padres pueden conectarse con su hijo a partir del lenguaje corporal.

4. Alimento: Cuando nos igualamos a nuestros hijos es como si estuviéramos diciendo: “Soy niño como tu”. Te estoy respondiendo a quien eres. Por eso estoy modificando quien soy para ponerme a tu nivel y entenderte”. ¿Cuánto tiempo del día le damos a nuestros bebés para jugar y estar a su nivel? Esto es el mejor alimento que les podemos proporcionar para su crecimiento.

5. Vivencia: A medida que los hijos van creciendo, empiezan a haber roces y problemas más frecuentes. Aquí es donde tenemos que retomar nuestras vivencias de la infancia sin perder el punto de vista del adulto.

El desafío: “Relación padre hijo”

Un padre es un activo invaluable para cualquier familia feliz de éxito. Desempeña un papel único y fundamental en la conformación de la vida de sus hijos. Los niños con padres que participan activamente son más felices, bien adaptados, y con éxito.

Comenzar por pasar tiempo de calidad: En la actualidad, dedicarle tiempo es muy importante, en donde las responsabilidades del trabajo rigen nuestros horarios, que podría ser un poco difícil para los padres a tomar tiempo libre para sus hijos. Pero donde hay voluntad, hay una manera. Es muy necesario para proteger la relación padre-hijo y alimentarla cada día. No deje que su trabajo lo aleje de este. Planifique su horario y pasar al menos 30 minutos con su hijo todos los días. Deje que su hijo espere a que hora del día es cuando se puede hablar de sus actividades, jugar con usted y divertirse. Este es también el mejor momento, cuando usted y su hijo se conocen y se entienden.

Comunicarse: Desde el principio, inculcar el valor de tener abiertas dos vías de comunicación. Tratar de tener claridad en su hijo, y mostrarle el beneficio de una comunicación positiva. Evitar juzgar, criticar. Preste atención a lo que tienen que decir y responda a la pregunta con sinceridad. Es muy importante que se den cuenta que son accesibles en cualquier momento que desee hablar con usted.

Darle espacio: Cada padre exitoso sabe la importancia de dar espacio a sus hijos. Dale a tus hijos la libertad y la responsabilidad que se merecen, de acuerdo con su edad y capacidad. Esto inculca un sentimiento de respeto mutuo en ellos y les ayudan a ser independiente y seguros.

Protegerlos: Como padre, su primera responsabilidad es proteger a sus hijos. Enseñarles hábitos de seguridad y el valor de estar a salvo. Además de la protección física, también debe garantizar la seguridad emocional, así como financiera.

Exprese su amor: Nunca se sienta tímido o con negligencia en la expresión de su amor por su hijo. Los grandes papás encuentran maneras de expresar su amor y afecto a su hijo. Nunca se arrepentiría de expresar su amor a su hijo. Nunca hay que posponer los actos de expresar su amor a sus hijos.

Consistencia: Los niños necesitan un sentido de coherencia y previsibilidad en la familia. Esto juega un papel integral en moldear la personalidad de un niño. Demostrar que sus hijos pueden confiar en lo que usted dice. Si usted ha prometido a su hijo para una excursión, mantener el compromiso. Esto se absorbe en las cualidades de la disciplina y la confianza en sus hijos.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *